2.8 CiberAdicción

La CiberAdicción es un problema de adicción a Internet que se observa en menores y en adultos. Su indicador más significativo es la "conexión compulsiva" que se concreta en la necesidad de tener que conectarse con frecuencia muchas veces al día.



Síntomas de la ciberadicción

Las señales más evidentes de la adicción a Internet son:

  • Dispersión de la atención. Se plantean varias tareas a la vez sin centrar la atención ni terminar ninguna de ellas.
  • Búsqueda de satisfacción. Se buscan constantemente contenidos relacionados con ciertos gustos o adicciones: juegos, temáticas, etc.
  • Adaptación al estímulo. Con el tiempo se buscan cada vez contenidos más estimulantes para alcanzar el mismo efecto.
  • Creación de distintas identidades. Se accede a un foro o chat con distintas identidades o personalidades.
  • Del mundo real al virtual. Se va sustituyendo el mundo real por el virtual abandonando las amistades reales y buscando solamente amistades a través de la red.
  • Pérdida de la noción del tiempo. Se conecta para una tarea determinada pero se termina dedicándole mucho más tiempo.
  • Conexión compulsiva. Se siente la necesidad de conectarse muchas veces al día, aunque sea durante un corto periodo de tiempo. Esto se suele traducir en no dedicarle tiempo suficiente a otras tareas: deberes, aseo personal, cuidado, comida, vida familiar, etc.
  • Sindrome de abstinencia. Muestra malhumor y nerviosismo cuando no se puede conectar como consecuencia de un "castigo" o una avería.
  • Menos horas de sueño y comida. Se prolonga la conexión a Internet por las noches en lugar de dedicarlas a dormir o incluso comer un bocadillo delante de la pantalla para no perder tiempo.

¿Cómo resolver esta adicción?

  • Acordar un horario concreto y moderado de conexión a Internet
  • Concretar las tareas a realizar en Internet antes de conectarse y tratar de mantener la atención en ellas hasta su terminación.
  • Moderar el uso de videojuegos en la red. Utilizar Internet para otras tareas más interesantes.
  • Es importante hablar con los padres y profesores. Ellos te pueden ayudar a organizar tu tiempo.
  • Diversificar tus actividades cotidianas tratando de dedicarle a cada una el tiempo necesario.
  • Cultivar a diario las relaciones personales y familiares.
  • Respetar las horas de sueño y descanso así como las comidas acompañado en familia.
  • Dedicar el tiempo necesario al estudio y tareas escolares.

Vídeo "Desconectar para conectar"